Descarga nuestra última edición

Disfrutar de la lectura es un estilo de vida

Cómo elegir tu perfume perfecto

“No existen mujeres a las que no les gustan los perfumes, existen mujeres que todavía no encontraron su aroma”, supo expresar la icónica Marilyn Monroe. En realidad, todas las personas sabemos lo importante que es el sentido del olfato: el viaje instantáneo hacia momentos o lugares que nos provoca un determinado olor, la sensación placentera que nos dan ciertos aromas, la asociación de un perfume con la persona que queremos.

Por ello, la elección de una fragancia personal no es sencilla, y está condicionada por variables tan importantes como la personalidad, la química corporal y el presupuesto. En esta guía vas a encontrar todos los puntos a considerar para encontrar tu perfume ideal.

¿Qué es un perfume? Básicamente es un compuesto (líquido o sólido) que consta de una o varias esencias y un disolvente, que se evapora. Según el concentrado de las esencias, los que genéricamente llamamos “perfumes” en realidad tienen diferentes denominaciones que son importantes para conocer su intensidad y duración, además de si el olor nos gusta o no.

El perfume es la forma más concentrada, con un 16% a 40% de esencia aromática. Le siguen el eau de parfum (15%), eau de toilette (7% a 14%), colonia (3% a 6%) y splash (1%). Las notas olfativas se pueden clasificar, a grandes rasgos, entre florales, amaderadas, orientales y frescas, y en general se mezclan en diferentes cantidades para componer el resultado final. Un producto puede tener de 40 a 200 componentes, desde aceites naturales o sustancias elaboradas químicamente.

Muchas veces nos pasa que sentimos un perfume que nos gusta en otra persona pero que cuando lo probamos en la perfumería o nos lo ponemos y no es igual. Es por ello que debemos tener en cuenta su estructura:

  • Las notas cabeza o de salida son las más volátiles y constituyen la primera impresión que tenemos del perfume, generalmente cuando lo compramos, pero su duración es breve.
  • Las notas corazón o medias definen el carácter de la fragancia, y duran horas. Son el tema del perfume.
  • Las notas base o de fondo son las más persistentes, quedarán en la piel o la ropa de forma sutil por días.

Entonces, a la hora de elegir un perfume tenemos que conocerlo en sus tres fases y ver cómo reacciona con nuestra piel. Por ello, es importante comprarlo en locales especializados donde sepan indicarnos los distintos momentos por los que transita el aroma y cómo puede interactuar con nuestro tipo de piel.

Un poco más subjetivo es el “para qué” y “para quién” de la fragancia. La noción generalizada de que hay perfumes para hombres y mujeres, para jóvenes o personas mayores, para el día y la noche, para invierno o verano, puede ser restrictiva al elegir una fragancia.

El aroma integral de una persona está compuesto por mucho más que su perfume: cremas, espuma de afeitar, acondicionador y hasta el cigarrillo son instrumentos que tienen su lugar en la gran orquesta olfativa. La idea es guiarnos por nuestros gustos y que el perfume se adapte a nuestra identidad, no al revés.

Y no te olvides: Los puntos estratégicos donde aplicarnos perfume son detrás de las orejas, la parte interna de las muñecas, el escote, los tobillos o detrás de las rodillas. Aunque si lo que te gusta es dejar una estela, el truco es perfumarse la zona de la nuca para mantener la huella de la fragancia detrás nuestro.

Redacción Estilo Country.