Descarga nuestra última edición

Disfrutar de la lectura es un estilo de vida

Crecimos en ambientes cálidos y sensibles y hoy nos dedicamos a crearlos

Somos dos hermanas, Paulina y Andrea Sikh, y desde chicas compartimos, además de una familia hermosa, el gusto por la arquitectura, que también heredamos de nuestros papás.

Crecimos juntas, en un entorno muy lindo, y a medida que pasaba el tiempo nos empapábamos cada vez más del rubro que años después nos cautivó de lleno.  En el año 2016, recibidas ambas de arquitectas, decidimos darle un nombre a las ganas y el entusiasmo y así surgió Estudio Pares.

El año 2019 nos encontramos frente a una propuesta de construcción de una vivienda desde cero. La primera para nosotras. El proyecto se ubicaría en el Country Altos de la Ribera y se realizaría en construcción en seco, decisión que tomamos en conjunto con los propietarios de la casa.

Así fue que junto a la empresa Disser, nos introdujimos en la aventura de materializar esta vivienda, que superaría los 300 metros cuadrados.

Una vivienda que prioriza el encuentro, por la amplitud de sus espacios tanto sociales como íntimos, y que propone la conexión directa con la naturaleza, aprovechando las características naturales del entorno tan lindo.

Hoy, a meses de haberse inaugurado, miramos para atrás y vemos el camino recorrido. Nos reconforta la oportunidad que la vida nos dio y nos da ánimos para los proyectos que aún siguen y vendrán. Seguimos avanzando, sabiendo que aprendemos cada día y que lo mejor, como nos gusta decir, aún está por venir.

La gran premisa de esta casa es el espacio social. El quincho es el gran escenario de disfrute. La pileta, el solárium y la naturaleza dialogan entre sí pensando en el “estar y permanecer”

Ubicada en la intersección de dos calles, la casa dialoga desde su lugar, desde cualquiera de sus perspectivas. Visuales controladas en su fren5te y mayor conexión espacial desde el contrafrente. La naturaleza siempre presente.

Una casa abierta al sol y a la naturaleza. Rodeada de verde, en la que, al ingresar al interior, se fortalece aún más la relación con el exterior.