Descarga nuestra última edición

Disfrutar de la lectura es un estilo de vida

22/05/2024

El cambio es posible viviendo desde el nuevo paradigma . Ale Ferrari Coach de conProsperidad

Hace 13 años la vida de Alejandra cambió para siempre. “Por una crisis personal me separé con tres hijos chiquitos, el último recién nacido. Me vine de Colombia para acá y el primer año estuve muy perdida. Una amiga me hizo un Mapa de los Sueños y me adentré en el mundo del Nuevo Paradigma”. 

Así comenzó la motivadora historia de Ale Ferrari, Master Coach de Prosperidad y Master Trainer PNL (Programación Neurolingüistica), contada en primera persona para Estilo Country.

“Las crisis siempre vienen para enseñar. Ya tuvimos un mensaje, tuvimos dos, tuvimos tres, y por apego o por control (que son las cosas que más nos cuestan a los seres humanos) no los escuchamos, y ahí aparecen las situaciones que te hacen decir basta. Puede ser un accidente, una separación, perder el trabajo… hay tantas crisis y formas como personas en el mundo, pero el común denominador es que descubrís que por donde ibas ya no vas más”, cuenta Ale. “No sé cómo voy a hacer, pero acá no vuelvo”.

Su formación estuvo guiada por Tony Robbins, Enric Corbera, Louise Hay, Joe Dispensa, Fernando y Daniel Cuperman, Fredy Kofman, Anwey Sant Just, Lidia Muradeph, los grandes nombres de la autoayuda. En 2014 fundó su propia escuela de coaching, llamada conProsperidad.

“Yo vengo del marketing, y tenía una consultora que se llamaba conTrabajo; cuando pasé a la prosperidad, ya no se podía llamar ‘con trabajo’. Yo enseño a que vayas a la abundancia, vos elegís si es plata, si es relación de pareja, si es familia”, explica Ale. Justamente, su filosofía es que hay que abandonar el viejo paradigma del esfuerzo y la ambición.

El viejo paradigma es el de las obligaciones, la exigencia, el nadar contra la corriente. “El Nuevo Paradigma implica estar en coherencia entre lo que vos sos: la biología, la emoción y el lenguaje. Cuando lo que yo digo, hago y siento es lo mismo, el universo (yo lo llamo Dios) actúa a favor mío, porque existen leyes naturales que me ayudan, nos ayudan, a ir a ese lugar”, explica la coach.

Y agrega: “Nos basamos en la física cuántica, que es el estudio del átomo, de lo micro. Nosotros estamos formados por átomos, que está formado sólo por 1% de materia y 99% de vacío, y el vacío son posibilidades. En el viejo paradigma miramos la materia y en el Nuevo Paradigma miramos las posibilidades. Yo soy materia y me constituyo desde ahí, pero miro las posibilidades infinitas que hay”.

Según la neurociencia, los pensamientos generan un dibujo mental o un holograma que a su vez despierta una sensación corporal, y esa sensación corporal siempre provoca una emoción. “El cerebro siempre te cree el dibujito y lo que necesitamos hacer es aprender a cambiarlo para tener emociones positivas y atraer lo que verdaderamente quiero”. 

“Vivir es fácil”, dice Ale. Tener las herramientas para cambiar los pensamientos es vital para que las Leyes Naturales funcionen a nuestro favor. La Ley de Atracción es la más conocida por el público en general, y consiste en que atraemos lo que vibramos. “Las emociones positivas generan altas vibraciones que pesan muy poquito, y las emociones negativas generan vibraciones bajas muy pesadas, por eso nos cuesta salir. Cuando yo estoy en coherencia, vibro bien alto y ahí atraigo lo que quiero”. 

“El medio se adapta es otra ley del Nuevo Paradigma. Cada vez que yo desee algo van a haber personas y situaciones que estén en armonía con el universo y que van a llevarme a donde quiero estar”. Otra de las máximas es que lo que queremos que pase no depende de lo que podamos hacer, sino del universo o Dios, y él se encargará de que suceda lo que deba suceder.

Cuando Ale Ferrari comenzó a vivir en el Nuevo Paradigma, en ese momento bisagra de su vida, todo se dio como un milagro: “En tres meses logré todo lo que quería, el dinero que necesitaba para vivir, el trabajo y conocí a mi marido actual”, contó.

“En ese momento me di cuenta de que había condicionantes importantes para vibrar alto, entonces creé la Fórmula del Bienestar, una forma más fácil de llegar a la alta frecuencia”. Esta poderosa herramienta es una de las tantas que enseña en sus talleres, y consiste en identificar cuatro condicionantes: tener, agradecer, apreciar y bendecir. Si yo puedo hacer eso con cada cosa que tengo, soy feliz, independientemente de que lleguen las cosas que quiero o no”.

Con la lógica de la abundancia, sos feliz cuando cumplís los designios de Dios, y cumplís los designios de Dios cuando sos feliz. “Cuando vos haces en propósito no sentís que trabajas, sos, y eso tiene un poder de atracción al otro que es alucinante. Nadie se resiste a la luz, pero la sombra es tan densa y estamos tan acostumbrados a pensar en negativo que por eso el gran desafío es frenar todo lo que nos llega”.
“Durante la Revolución Industrial, cuando necesitaban a personal que se quede en una fábrica 8 horas y empezó a haber hambruna, la gente empezó a tener la necesidad de ir a esos lugares, pero biológicamente no resistimos estar ocho horas en una computadora; falla el corazón, porque no hay movimiento. El cuerpo humano es bípedo es para andar, no para para estar sentado. Nos convencieron con una zanahoria: ‘¿Querés un country, queres una casa? Sentate más, trabajá más’. Eso es el viejo paradigma, el ‘yo tengo’, pero en el Nuevo Paradigma cuando vos sos y haces sólo lo que querés, vas a tener la casa y todo lo que pedís”, concluye la fundadora de conProsperidad.