Descarga nuestra última edición

Disfrutar de la lectura es un estilo de vida

22/05/2024

El desafío de generar una conciencia aseguradora

“La conciencia aseguradora es uno de los desafíos que tenemos los asesores de seguro. Muchas veces las personas ven el seguro como un gasto y no como una protección. Hasta que les pasa algo, o ni siquiera”, reflexionó Mónica CAMPI, titular de CAMPI -Asesores de Seguros-, en una charla con Estilo Country.

CAMPI es una organización santafesina que se dedica al asesoramiento personalizado en materia de seguros a particulares y empresas. Acompañan a sus clientes en todas las instancias del Seguro: Evaluación, Análisis, Definición y Siniestros. Moni (como la conocen en el rubro), opera en Santa Fe desde 2007 como Asesora de Seguros matriculada, y creó su empresa guiada por su espíritu inquieto y ganas de ayudar.

“La humanidad siempre estuvo expuesta a riesgos propios y externos, por lo que tenemos el instinto de buscar defensa, protección y ayuda mutua “, expresó. “Por eso desde los comienzos, el ser humano comenzó a realizar las tareas en conjunto, al principio fue salir a cazar en grupos y no de manera individual o transportar bienes valiosos en caravanas tomando diferentes rutas, para minimizar así el riesgo a pérdidas o asaltos. En la actualidad eso no ha cambiado”.

En el día a día siguen produciéndose accidentes, robos, incendios y enfermedades, entre otros sucesos, que pueden afectar de manera drástica los planes económicos de las personas y empresas, y “una vez más les hacemos frente a través de la colectividad”, precisó la experta.

¿Qué es un seguro y para qué sirve?

“Al tomar un seguro cada persona se une a otras que contribuyen económicamente para hacer frente a un potencial riesgo que se materializa a través de un evento denominado siniestro”, precisó.

Concretamente, un seguro es un contrato, denominado Póliza de Seguro, donde la Compañía Aseguradora se obliga a indemnizar en caso de que se produzca un siniestro. El contrato de seguro puede tener por objeto toda clase de riesgos y la Aseguradora puede indemnizar a través de un capital, una renta o la prestación de un servicio, dependiendo el caso. Estas coberturas no son infinitas, sino que están reguladas dentro del marco de un contrato de seguro”, explicó la directora de Campi Asesores.

“Muchos clientes vienen inicialmente porque quieren el seguro de su automóvil bajo nuestro asesoramiento, generalmente derivados de otros clientes a los que hemos atendido y que han quedado muy conformes ante determinados siniestros que han sufrido”. Lo que no deja de sorprenderme es la cantidad de personas que vienen a nosotros, muchos de ellos empresarios, que se enfocan en el seguro de su notebook o de su celular y cuando luego nos piden asesoramiento en otros riesgos que les hacemos ver, nos encontramos que tenían pólizas de seguro insuficientes para lo que había que cubrir o directamente no tenían cobertura. Yo siempre remarco, de un robo de un celular o notebook  te repones, del incendio de una casa o de tu empresa no. Las sociedades que crecen son las que tienen mucha conciencia aseguradora ya que su planificación económica tiene una tasa de desvío baja gracias a las coberturas de riesgo. Cuando ese cliente comprende, con el asesoramiento que le damos, de lo que está poniendo en juego, se fideliza y nos agradece constantemente y nos deriva más gente”.  Soy muy agradecida a nuestros clientes que nos viven referenciando a sus amigos y entorno.

Los seguros, son instrumentos financieros que contribuyen a dar cobertura y previsibilidad frente a contingencias que pudieran afectar a las personas y al patrimonio propio y familiar en el corto y/o largo plazo. Son, en definitiva, una promesa que debe cumplirse en el futuro y cuando se trata de la vida misma, esta situación adquiere una relevancia mayor.

¿Nos permitimos un momento para reflexionar que podríamos dejar de ser la fuente de ingreso para nuestros seres queridos? ¿Pensamos tal vez en el momento de nuestro retiro? Todos somos parte de un futuro incierto, pero el seguro no espera a ver qué nos depara, sino que siempre se prepara para ser parte de nuestra realidad económica y social y apoyar nuestro bienestar y libertad.

Según un informe publicado por la Superintendencia de Seguros de la Nación, en Argentina solo el 9% de personas cuenta con un seguro de vida, un porcentaje bajo comparado con el promedio global de 32% y otros países de la región como Brasil (19%) o México (15%).

“No hay una conciencia aseguradora en la población — se lamenta Mónica —. Son muchos los factores que influyen al momento de analizar por qué no cubrimos los riesgos con un seguro o en porqué caemos en infraseguro, otros de los grandes problemas que vemos cotidianamente.

Muchos contratan seguros por internet sin entender exactamente qué están cubriendo y bajo que circunstancias, cuáles son los límites de las coberturas y su alcance. Se dan cuenta de esto cuando se produce el siniestro y lamentablemente ya es tarde.

Finalmente, la líder destacó el trabajo de todas las personas que trabajan en su organización, ya que su diferencial es la empatía y la atención al detalle con las que se desempeñan. Recuerda haber leído, hace tiempo, comparaciones con otras profesiones que sintetizan la importancia de esta tan amada profesión. Además de ser un correcto analista de riesgos, el buen asesor de seguros actúa como médico diagnosticando los mismos y prescribiendo los remedios necesarios. Como abogado, debe conocer plenamente las cuestiones legales para defender la posición de su cliente de modo equitativo. Se desempeña también como ingeniero, estudiando y administrando los riesgos relacionados con la construcción y las industrias en general. También ejerce como psicólogo, detectando las razones que provocan la negativa del asegurado a comprar y, finalmente, como educador, creando conciencia aseguradora.