Descarga nuestra última edición

Disfrutar de la lectura es un estilo de vida

Entrevista con Victoria Cuello, artista santafesina: “Siempre me divertí jugando con la imaginación: escribiendo, cantando, bailando”

“Hace un par de años me di cuenta que en la música encuentro el momento de sentirme yo realmente”, contaba Victoria Cuello, de 24 años, en su presentación de La Voz Argentina. Con un jurado internacional compuesto por La Sole, Lali, Ricardo Montaner y el dúo de Mau y Ricky, el certamen de talentos comenzó la búsqueda de la mejor voz del país y vio en Victoria, santafesina, el potencial para ganar.

Su primera audición salió al aire el domingo 26 de junio y llenó de orgullo a toda la ciudad. Vicky cantó una canción de la rosarina Nicki Nicole para su debut en Telefé y logró cautivar a la familia Montaner. “Si te vienes a nuestro equipo vamos a trabajar fuerte para parecernos menos a Nicki, porque ya existe, y parecernos más a Victoria”, le prometió Ricky, y así la joven terminó eligiendo a los hermanos para integrar su equipo de trabajo. Desde entonces cumplió 25 años y continuó esta aventura de estar en la tele.

“No me olvido más de Montaner girando la silla primero. Participar en La Voz es emocionante, también difícil. Creo que la clave es tener siempre los pies sobre la tierra para que el ego no se nos suba a la cabeza”, confesó Victoria Cuello en una entrevista exclusiva a Estilo Country. “Me gusta tratar a las personas con respeto, nunca sé lo que está viviendo el otro, y creo que eso es fundamental porque todos estamos muy nerviosos por la exposición que implica”.

Cómo es estar en La Voz

La joven contó que aún no puede creer haber entrado al concurso porque decidió hacer el casting “en el momento”, allá por principios de año, acompañada de una amiga. “Hicimos cuatro cuadras de fila, mucha gente, honestamente no pensé que iba a quedar. Pasar la preselección e ir a prueba de cámara ya fue un montón para mí. Todo eso en un mismo día; después me llamaron en marzo para decirme que quedé y todo valió la pena. Flor [la amiga] estaba más emocionada que yo”, recordó.

Y agregó: “Cuando pasé la audición a ciegas creo que estaba en shock porque no podía terminar de entender que lo que estaba ocurriendo era real, pero que además me animé a hacerlo real”. En esta primera etapa cada miembro del jurado se encuentra de espaldas a la persona concursante y decide solo por lo que escucha si se merece seguir participando.

El o la concursante elige entre los jurados que se dieron vuelta su futuro entrenador para luego pasar a la segunda parte: Las Batallas. Allí cada coach agrupa en parejas a los miembros de su grupo para que compitan por quién canta mejor la misma canción y allí se define quién continuará a la siguiente ronda.

“El paso por la televisión es algo que ni se me cruzaba actualmente por la cabeza”, contó Victoria. “Es una experiencia que me sirvió para conocer más el ambiente, vivirlo, y así saber qué es lo que quiero, con qué y en dónde me siento cómoda. Así que siempre estaré agradecida por haber tenido la oportunidad de vivir la experiencia y no quedarme sólo con lo que veía desde la pantalla”.

“Hay mucha gente talentosa que admiro ahí, pero también muchas personas que no dejan de demostrar que son talentosos y humanos en el trato con el otro. Eso es lo que más valoro”, remarcó.

La joven estudia Letras en la Universidad Nacional del Litoral y quiere ser profesora como su papá, quién falleció hace tres años. “Siento que es una forma hermosa de dejar una huella en el otro. Cantando también, claro. Si puedo transmitir algo a los otros desde la música, también me alegra muchísimo, es la idea: que mi paso por la tele demuestre un poco de lo que puedo hacer musicalmente”, se planteó Vicky.

“Para mí podés ser muy bueno y talentoso en lo tuyo, en cualquier ámbito (político, artístico, deportivo y más) y está buenísimo ser seguro de uno mismo en eso e intentar siempre superarse día a día, pero nadie es más que nadie por eso. Quiero decir: creer en vos es la clave, pero creerse más que el resto es otra cosa. Mis viejos me han enseñado mucho eso y es algo de lo que no me quiero olvidar nunca”.

En este sentido, la joven admitió que en el pasado se ha molestado consigo misma por “ser tan sensible”, pero actualmente pudo resignificar esta cualidad suya. “Creo que esa misma característica es la que me ha ayudado a sentir, a empatizar, a expresar, y siempre que lo demuestro es de una forma sincera”.

“Hoy, en todo este proceso, elijo tomar la sensibilidad como una virtud, no como una debilidad. La música puede sacar el lado más humano de nosotros mismos: nuestra parte más frágil y vulnerable es, asimismo, nuestra más grande fortaleza”, reflexionó.

En sus respuestas se percibe que es una chica con los pies en la tierra y la cabeza en las nubes. “Por suerte disfruté mucho de mi infancia y eso me permitía soñar. Además, tengo unos padres que me han animado a hacer siempre lo que me gusta; considero que eso es fundamental y reconozco los privilegios a los que he podido acceder también: estudiar clases de canto, idiomas, cursos”.

La música como refugio

La santafesina es una apasionada del arte y asegura que ya en su paso por la escuela Nuestra Señora del Calvario la motivaron a dedicarse a la escritura y a participar de certámenes literarios. “La escritura y la música siempre han sido un espacio importante para mí, aunque sea complejo trabajar de eso”, afirmó. A los 19 empezó a estudiar canto formalmente con Selene Rozycki, quien contó a las cámaras de Telefé que el año pasado “la echó” porque ya no tenía nada que aprender. “Solo le falta escenario”, dijo risueña a las cámaras de Telefé.

“Cuando era chica me la pasaba cantando con un micrófono de juguete, también me encerraba en el baño a hacer playback de distintas canciones que me gustaban. La verdad es que jugaba bastante con la idea de cantar en distintos espacios escénicos. Siempre me divertí jugando con la imaginación: escribiendo, cantando, bailando”, contó Vicky.

¿Quiénes son tus referentes en la música? “Actualmente pienso que Adele es mi artista favorita. No sólo me gusta su color de voz, sino también la técnica que utiliza al cantar y cómo transmite lo que canta. También me gustan mucho Amy Winehouse, Joss Stone, Tina Turner, Nina Simone y cantantes de ese estilo”, precisó Victoria. Asimismo, destacó a Miley Cyrus y Lady Gaga como voces versátiles que pueden variar de estilos.

En la escena regional dijo que le gustan mucho Mercedes Sosa, Fabiana Cantilo, Soda Stereo, Fito Páez, Charly, Babasónicos y El Cuarteto de Nos. “Con respecto al género urbano creo que hay que bancar a los que nos representan actualmente, la música se actualiza, ¿por qué nosotros no? Nicki Nicole, Lali, Trueno, Nathy Peluso”, amplió.

Y concluyó: “La verdad es que me gusta escuchar un poco de todo. Creo que la música y los libros son la mejor máquina del tiempo; vas y venís entre lo que se construye, lo que se reconstruye y lo que se deconstruye, lo que se fusiona y lo que perdura en el espacio-tiempo”.

Estilo Country.