Descarga nuestra última edición

Disfrutar de la lectura es un estilo de vida

Es el turno del Barniz

El barnizado es una técnica que se realiza sobre una obra terminada a la cual se reviste de barniz para resaltarla y protegerla en el tiempo.

Personalmente, el momento previo al barnizado es uno de los que más disfruto en todo el proceso creativo. A medida que se desarrolla la obra y se visualizan los frutos de tantas horas de trabajo, uno siente en la hondura del corazón sentimientos encontrados debido a todo lo que se pretendió expresar. Es el instante en que se materializa nuestra identidad como artista. Quizás, el momento más sublime se produce al firmar un cuadro porque confirma nuestra filiación con algo creado.

Acaso el turno del barniz sea el momento más esperado del pintor luego de varios meses de vigilia, cuando la obra está completamente seca. A mi me complace utilizar el Barniz Damar, que entiendo que protege adecuadamente la obra ya que evita que el color se deteriore por la absorción de oxígeno o que quede marcado por el paso del tiempo. Además, este tipo de barnizado impide que la pintura se cuartee por estar expuesta a las inclemencias de la temperatura y humedad del ambiente. Por otro lado, es importante comprender que mientras se pinta se utilizan una infinidad de texturas y de colores, y se alcanzan pigmentaciones diferentes con diversas cantidades de aceites, lo que hace que algunos tonos sean más brillantes que otros. Ni que hablar al usar trementina, un solvente incoloro empleado en la pintura, que por su uso inadecuado puede llegar a opacar las imágenes, a velarlas, o incluso hasta a oscurecerlas.

Además, como demora en secar aproximadamente veinticuatro horas deben tomarse ciertos recaudos. Lo más importante es preservar la obra mientras está fresca en un espacio seco, preferentemente cerrado y limpio, para protegerla del polvillo ambiental. De lo contrario, la pintura puede sufrir alteraciones por adherencias del medio que hacen que una terminación no sea la esperada.

Transcurrido cierto tiempo, se podrán observar los resultados logrados por el barniz en la obra. Las pigmentaciones serán otras, así como la brillantez de los colores. Si el cuadro es exhibido sobre una pared se acentuarán los matices y el fulgor de las tonalidades de las representaciones y figuras que componen la pintura.

Espero haberles transmitido con este artículo un poco más de la pasión que tengo por el arte. Nos vemos en la próxima edición. ¡Hasta cada momento!

Loli Molinas.