Descarga nuestra última edición

Disfrutar de la lectura es un estilo de vida

22/05/2024

Ineco, climatización elegida por los grandes

1 millón 300 mil son las toneladas de refrigeración vendidas e instaladas por Ineco SRL en la región litoraleña. “Arrancamos como una empresa de ingeniería con la idea de encarar sistemas y tecnologías que nadie tenía”, contó su dueño Gustavo Ortolochipi, en una entrevista exclusiva para Estilo Country.

Con un centro de distribución de Santa Fe, locales de venta en Paraná y Córdoba, concesionarios y servicio técnico en diferentes localidades, Ineco extendió sus redes por todos lados en sus 40 años de trayectoria. “Nació como una empresa de aire acondicionado y climatización central para obras medianas y comerciales, que aplicaba los procesos de ingeniería en el tratamiento del aire”, explicó Gustavo, testigo de los primeros pasos de la empresa.

“En 1990 compramos el primer edificio de oficinas y taller y después pasamos a ser proveedores de Telecom y CTI, nos nombran proyectistas exclusivos termomecánicos para el Litoral Argentino (locales comerciales y para centrales telefónicas y centros de cómputos)”, recordó. Realizaron más de 20 centrales telefónicas grandes y locales comerciales en Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, Corrientes, Bahía Blanca y Provincia de Buenos Aires.

Ya a comienzos del 2000 ejecutaron el proyecto de climatización del Teatro San Martín en la ciudad de Córdoba, un momento bisagra en la historia de Ineco. Así lo recuerda el propietario: “Es un edificio patrimonio Nacional, hecho en 1886, así que tuvimos que cumplir pautas estéticas muy cerradas al estilo del edificio y básicamente mantener aspectos de acústica y niveles de sonido de tenor extremadamente bajo. Los trabajos los supervisó Arquitectura de la Nación. Nosotros hicimos el proyecto y ejecución con provisión de equipos especiales, aislaciones acústicas, sistemas de distribución y renovación del aire, y controles de los sistemas”.

A partir del éxito de esa obra, siguieron hospitales, estadios deportivos, el mayor call center de toda Argentina, laboratorios farmacológicos y más de 40 centros de salud, entre los que se encuentran el Nuevo Iturraspe y el CEMAFE. “En los 90 no había una normativa a nivel país respecto a lo hospitalario. Estaba CABA haciendo una especie de normativa elemental así que nosotros empezamos a trabajar con unas normas españolas adaptadas, armamos toda una serie de pliegos y para cuando llegó la pandemia ya sabíamos perfectamente lo que había que hacer”, recordó Gustavo.

Acuario del Río Paraná
CEMAFE
Hotel UNL – ATE

El tratamiento del aire

“Con el Covid tomó un papel importante el manejo de filtrados y presiones de aire. Realizamos más de 30 ampliaciones en hospitales con áreas de Covid y triaje específicas, trabajando bajo normas internacionales que se modificaban día a día y que nos obligaban a una constante capacitación, en medio de toda esa emergencia”. Los primeros hospitales preparados para el tratamiento específico de la pandemia fueron climatizados por Ineco, un gran desafío en esos primeros momentos de incertidumbre.

Al contrario de quirófano, la infección debía permanecer adentro y filtrar ese aire contaminado antes de expulsarlo al exterior. “Los hospitales modulares venían con presión positiva, entonces el aire se iba para las otras salas y se infectaban los médicos. Tuvimos que adaptarlos también para que haya mucha gente intubada, porque la presencia de mucho oxígeno puede ser explosiva”, explicó Gustavo, asegurando que el trabajo realizado sigue siendo aprovechado en las nuevas terapias intensivas.

“Lo que hacemos en realidad es tratar el aire, no solamente enfriarlo o calentarlo. Aparecen un montón de elementos que van atados con el uso, por ejemplo, de una situación hospitalaria: tomar el aire (en gran parte del exterior), hacer un prefiltrado, pasar al enfriamiento, humectación o calefacción, volver a filtrar y finalmente insertar en el ambiente. Y trabajamos mucho con las llamadas presiones diferenciales, para que el aire no entre en salas desinfectadas. Todos estos procesos son extremadamente cuidados y los enfrentamos con mucha responsabilidad”, concluyó el experto.