Descarga nuestra última edición

Disfrutar de la lectura es un estilo de vida

Mindfulness, un estilo de vida para estar presente

La sensación de no poder frenar es una de las más comunes que podemos experimentar como personas viviendo en el mundo actual. Esta sensación y esta manera de ser-en-el-mundo tiene un impacto significativo en nuestra salud mental, nuestras emociones, nuestro cuerpo, nuestras relaciones, trabajo y momentos de disfrute. Todo se ve alterado por una necesidad de hiperproductividad, acelere y estado de “piloto automático”.

En este sentido, Mindfulness es una práctica que cuenta con bases científicas, es decir,  comprobadas empíricamente. Consiste en entrenar el foco atencional para conectar con el momento presente, poniendo un freno al piloto automático y ayudándonos a distanciarnos de nuestra mente para simplemente observar, sin juicios, lo que está sucediendo.

¿Qué es Mindfulness?

Mindfulness puede definirse sencillamente como “prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación, sin juzgar”.

La definición es sencilla pero el concepto es complejo y súper rico en contenido, aunque sean pocas palabras. Por eso, vamos a diseccionarlo.

Primero está “prestar atención”. Donde está nuestra atención, está nuestra energía. Todo eso que vemos, leemos, escuchamos, decimos, habitamos y compartimos influye en nuestro estado de ánimo. Así que es fundamental ejercitar el poder de la auto-observación.

Una buena herramienta es la de la respiración consciente, donde nos preguntamos cómo nos sentimos, qué pensamientos pasan por nuestra mente, qué sensaciones corporales estamos teniendo.

Después viene “de manera consciente”. Acá entra la sutileza del darnos cuenta de lo que está pasando y de lo que nos pasa con lo que está pasando. Mientras mayor sea el nivel de conciencia, mayor autoconocimiento y autodominio de respuesta tendremos ante las situaciones que nos presenta la vida momento a momento.

Seguimos con “a la experiencia”. La teoría la tenemos, pero ¿qué pasa con la experiencia? ¿Tengo apertura a experimentar? ¿A sumergirme a lo que se me presente? Acá es donde hacemos la diferencia, aceptando el combo completo, con lo malo y lo bueno.

Acá viene una linda parte, “del momento presiente”. Nada existe fuera de este momento. Lo que pasó hace un minuto ya es pasado, y el futuro es incierto. Lo que está pasando Ahora, en este preciso momento, es lo único existente. Este momento en el que podemos sentir a través de nuestros sentidos, este preciso instante.

Ahora, es importante que prestemos atención a “con interés, curiosidad y aceptación”. Esto requiere de un compromiso de nuestra parte. Interés porque encontramos valioso y útil esta acción, de vivir presente y consciente. Curiosidad de este deseo de conocer y observar. Y aceptar es conectar valientemente con el momento presente y observarlo tal cual es, aunque sean emociones que preferiríamos no tener, no experimentar, evitar.

El final de la definición es “sin juzgar”. Tiene que ver con no etiquetar la experiencia como buena o mala. Es empezar a identificar que no somos nuestros pensamientos y poder separarnos de nuestra mente. Tomar la experiencia como es y observarla con cierta distancia.

Beneficios de practicar Mindfulness

  • Reduce el estrés y la ansiedad porque aceptamos convivir con lo que está pasando en el momento Presente, sin agregar más sufrimiento que nos produce la realidad virtual de la mente.
  • Aumenta la auto-conciencia producto de la auto-observación.
  • Mejora la capacidad atencional al quitar el foco de la meta y poner el foco en el proceso.
  • Desarrolla la inteligencia emocional y el autoconocimiento.
  • Favorece la elección de respuesta al abandonar el piloto automático y elegir en función de lo que es valioso para mí.

Lic. Camila Pettinari Mat. 1795