Descarga nuestra última edición

Disfrutar de la lectura es un estilo de vida

Piedra Bali, la mayor elegancia para piscinas

Originalmente utilizada en los hoteles más lujosos del mundo, hoy es cada vez más elegida en los hogares para revestir piletas.

En los últimos años las piletas o piscinas se convirtieron en una pieza fundamental para proyectar el diseño de una casa. Se trata de un elemento que se integra armoniosamente con la vivienda y que se constituyó como un lugar de distensión y relajación para la familia. Gracias a nuevos recursos, accesorios y tecnología, estos espejos de agua se pueden personalizar de acuerdo a cada estilo y funcionalidad.

La última tendencia para el revestimiento de piletas a nivel mundial es la Piedra Bali. De origen volcánico y con facultades depuradoras del agua, otorga una mayor resistencia al crecimiento de bacterias en su superficie y hace que la pileta tenga un atractivo de belleza natural; una opción ideal para crear espacios de ensueño o ambientes con estilo delicadamente rústico.

Es frecuentemente utilizada en los hoteles más lujosos del globo, pero por su versatilidad y estética, la piedra bali está en el radar de diseñadores y arquitectos para incluir piscinas en los hogares de familia, fusionando el estilo de la vivienda y la elegancia de la piscina.

La Piedra Bali es una roca natural, con un tamaño de grano fino y sin poros visibles. A diferencia de otras rocas similares en aspecto, pero totalmente distintas en su origen y formación, se extrae exclusivamente de aquellas minas profundas que garantizan una calidad genuina. Sus componentes minerales tienen propiedades terapéuticas que otorgan gratificación y relajación al contacto con la piel.

Gracias a su veta natural y a sus patrones sutilmente irregulares, la Piedra Bali no permite dos piezas iguales. Predomina el color verde esmeralda, y mediante un diseño adecuado, es capaz de brindar un aspecto exótico y tropical a los espacios acuáticos. Sus diferentes trozos y tonalidades hacen que varíe la intensidad de color del agua, según la profundidad y como se refleja la luz del día en la piscina.

Además, es elegida por ser antideslizante y segura para el tránsito de niños y adultos. No absorbe calor y es muy resistente a la abrasión, lo cual reduce considerablemente su mantenimiento.

En la previa al verano, la Piedra Bali es la opción más exclusiva para el revestimiento o remodelación de tu piscina, ya que por su versatilidad y distinción estética se adapta a casi todos los estilos.